domingo, 25 de septiembre de 2016

Tu voz bañada en el silencio (A Vicente Aleixadre)

Tu luz bañada en el silencio.
Espuma de plata entre las dos orillas.
Sueñas despierto.Con tus ojos que son,
dos cielos abiertos al horizontes de los días.
Infancia que se pierde en el mar de Andalucía.

Tu boca repleta de lirios.
Reposa como una mariposa disecada.
Tus dientes que son,
como pequeñas lunas menguantes.
Brillan en la noche clara.

Tu verso vivo. Entre los invisibles muros del patio,
Donde tu voz grita oculta entre la rosaleda blanca.
Y un eco repite tu nombre,perdido entre los muros
 en donde habita el olvido con tu alma.


Tu corazón abierto como una inmensa granada.
Se expande como un planeta recién nacido
En lo mas hondo de tu pecho.
La noche furtiva,va cerrando lentamente
tus ojos nebulosos y serenos.
Ojos que son dos mares en donde se ahoga
lentamente el llanto de Welintonia. 
Y en donde habitara el olvido.


Y tu luz bañada en el silencio.
Espuma de plata entre las dos orillas.
Susurra por ultima vez un poema.
Poema que se funde junto ese rumor de mar azul,
que se pierde  dentro aquellos dos cielos
abiertos al horizonte eterno días.
Aquel mar donde seras ruiseñor de oro
¡El mar infantil de tu Andalucía!

sábado, 24 de septiembre de 2016

Mi corazón:

Por las calles.
Por los ríos.
Mi corazón escondido.
Por el viento
Por el agua.
Mi corazón una camelia de plata
Por el tiempo.
Por el poema.
Mi corazón una paloma negra,
Por el silencio
Por la lluvia.
Mi corazón una luna oculta.
Por tu boca.
Por mi pecho.
Mi corazón un caballito de fuego.
Por tus ojos,
Por mi sangre,
Mi corazón un ruiseñor salvaje.
Por mi vida.
Por la tuya.
Mi corazón una camelia oscura.


viernes, 23 de septiembre de 2016

Cronica:

En medio de la noche
20 puñaladas en el pecho.
20 puñaladas que fueron como colmillos de jabalís
clavados en las entrañas de el suelo.
20 puñaladas. Bajo la sombra de la luna llena.
Ningún testigo se asomo al balcón
al oír los gritos quebrarse en la garganta.
Nadie vio, o no quiso ver nada.
Los 20 mordiscos de azucena marcados en el corazón.
Los 20 ríos de sangre,siguiendo la corriente de las lagrimas.
Las 20 astas de ciervos embravecidos,
atravesando las paredes del alma.
En medio de la noche 20 truenos de navaja
cortando la piel del silencio.
20 relámpagos de plata oxidada.
Y nadie escucho nada.
20 puñaladas en el pecho en esta noche cerrada.
Noche donde la luna es un candil de escarcha.
20 de lirios afilados enterrados,
en un torso de mujer.
20 raíces de cristal fríamente clavadas.
20 navajazos por despecho.
20 zarpas de tigre arrancando una flor sin desconsuelo.
20 cruces de estaño
clavadas en el monte de la bajas pasiones.
20 rosas de acero perforando con sus espinas
el jardín de las penas oscuras
20. Fueron 20 puñaladas en medio de la noche,
¡Y nadie vio nada!
Pero todos los periódicos se hicieron eco
de aquellos 20 gritos incrustados,
en lo mas profundo de las entrañas.
De aquellas 20 puñaladas dadas por despecho.
Una noche de luna furtiva. y de  pesado silencio.

jueves, 22 de septiembre de 2016

Pájaro rojo de libertad:

Tengo un pájaro
que se muere entre mis manos.
Libertad era su nombre,
Y rojo era su canto.

Y cantaba alto,muy alto.
Teniendo en su garganta,
el llanto lejano de los exiliados.
El grito forzoso de los silenciados.
Y el ultimo latido de los fusilados.

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Me siento esperando las horas...

Me siento esperando
las horas
Entre el café y el verbo.
Y en medio de la espera,
Un poema se me posa sobre
la cucharilla de metal
En forma de mariposa transparente.
Y yo quisiera...
Tocar el poema con los dedos.
Pero mis dedos se vuelven,
arañas caníbales del tiempo.
Y entre tanto,
La poesía se escapa volando
atravesando la pared del sueño.
El café de repente
se  convierte en un pozo negro
donde se ahogan mis bohemias soledades.
Y aquella mesa de mármol,
se vuelve blanda arcilla bajo mis manos.
El verbo se hizo herida abierta en mi frente.
Y yo...
Me desangre de soledades que se volvieron,
tinta viva de mi silencio.


martes, 20 de septiembre de 2016

Se me desprende hilo a hilo la noche

Se me desprende hilo a hilo
la noche sobre mis pupilas.
Y la luna se vuelve, una azucena de agua solida
Que extiende sus pétalos de hielo
como si fueran las alas de una mariposa de arcilla.
Que quisiera alzar su vuelo
contra el horizonte perdido en el mar de los espejos,
Se me desprende hilo a hilo
La noche sobre mis retinas.
Y todas las estrellas del universo se volvieron,
pequeños crisantemos de ceniza.
Que echaron raíces en lo mas profundo de  mis sueños.
Raíces que ocultan debajo de ellas,
el núcleo primigenio del primer instante del universo,
Se me desprendió hilo a hilo
la noche entera dentro de mis ojos negros.
Como si la noche fuera una madeja de ceniza,
que se escapo de las garras de un gato que jugaba con el tiempo.
Siendo el tiempo...
un pájaro transparente que de pronto se volvió,
luna de marfil entre sus garras.
Y azucena de agua solida bajo mis parpados abiertos.








lunes, 19 de septiembre de 2016

Entre tu vida. Y la mía.

Entre tu vida. Y la mía.
Hay un puente de humo
que separa nuestros latidos
Y yo quisiera ser un anima,
que atraviese ese punte
Que se para tu corazón del mio.
Para que yo pueda vivir en ti,
y tu puedas vivir conmigo.